martes, 27 de septiembre de 2011

Cómplice anónimo

Estaba parando en un hotel barato de una ciudad extraña, ignota, ajena. En la habitación de al lado había discusiones, y empecé a escuchar lo que decían. Hotel barato, paredes angostas. Entendí que estaban planeando poner tres bombas en tres lugares distintos del centro. Empecé a inquietarme, a pensar en avisarle a alguien, a la policía, no sé. En un momento me crucé con uno de ellos, por el pasillo, y me preguntó "¿vas a ir al centro hoy?", yo le dije que no sabía, pero que probablemente no, entonces me contestó "no vayas, no es muy seguro". Yo no le avisé a nadie. Más tarde estalló todo, explotó todo en pedazos, la ciudad se transformó en una montaña de piedras. Parece que los explosivos que habían conseguido eran más agresivos de lo que esperaban.

sábado, 10 de septiembre de 2011

Sucesiones

Aprender a nadar pataleando en el mar salado
hundiéndome en la garganta de las olas por romper rompiendo, siempre a salvo

La plaza, la iglesia, el mercado, las casas,
son borrachos trashumantes embalsamados con cemento

No es jueves para siempre--
la tierra rodará hacia el viernes
dejando por suerte arena entre mis dedos.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

sábado, 3 de septiembre de 2011