jueves, 30 de diciembre de 2010

Afuera

en la noche completa
sólo el mar como un viento
o mi voz si la saco agregándose
en los médanos negros

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Cenit

Sofocante, ni una nube, diciembre, asfalto, salimos a la calle. Él salió primero, yo después. Él iba para un lado, yo para el otro. Hubo un silencio pesado. Le pregunté ¿vas para allá?, señalando una dirección. El calor retrasó la respuesta. Sí. ¿Vos vas para allá?, me preguntó, señalando la otra dirección. Sí. Hubo otro silencio, más pesado, cargado, repleto de existencia. Verano. El aire era una masa espesa que nos dificultaba el movimiento. Ya estábamos subidos a nuestras bicicletas. Bueno, dijo alguno de los dos. Nos vemos, debe haber dicho el otro. Y lentamente arrancamos, cada uno en una dirección, pedaleando en el denso escenario sin sombras del mediodía.

viernes, 19 de noviembre de 2010

Sale con fritas

Salió a la luz Región Desconcierto.
Edición de 100 ejemplares de No Hay Vergüenza ediciones.
Estaré en la FLIA del 8 de diciembre.

jueves, 11 de noviembre de 2010

Huevazo

Éste es el huevazo que recibió el Señor 32.
¿Ficción o realidad?

miércoles, 6 de octubre de 2010

martes, 5 de octubre de 2010

martes, 28 de septiembre de 2010

Estibe su carga

salando
en desmesura

el umbral
esporádico

sugerido

la intemperie
a cántaros

a cántaros

jueves, 16 de septiembre de 2010

Disparadores

Como para empezar con algo y después improvisar:

Los pitufos
La lechuza
El Rey León
Jean Pierre
La Pantera Rosa
Autumn Leaves

viernes, 10 de septiembre de 2010

Para qué

Soy un artista como los de antes,
como los del renacimiento.
Hago de todo: pinto,
escribo, invento canciones,
toco muchos instrumentos,
esculpo, y muchas otras cosas.
Al pedo.

jueves, 9 de septiembre de 2010

Por qué

Escribo porque no ocupa espacio.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Lo de adentro

doy vuelta a la esquina
un perro me está mirando directo a los ojos
sigo caminando
entro al almacén
dame dos de cebolla
el tiempo, la semana, lo de siempre
gracias hasta luego
y no sé por qué entro en razón
lo que importa es lo de adentro
entonces dejo que se me pudran los dientes
y llevo las uñas sucias
y me baño poco, una o dos veces por semana
así me doy cuenta quién vale la pena
y espero así encontrar a la mujer de mi vida
casarme y tener muchos hijos
de esos que trepan a los árboles
y andan casi en taparabos

martes, 7 de septiembre de 2010

Pobrecito

Con la lluvia salen los caracoles,
con la noche las estrellas,
y conmigo nadie.

lunes, 6 de septiembre de 2010

Paleontología

Me fui al mazo cuando descubrí que le gustaba Ricky Martin.
Eso fue hace como cinco años;
desde entonces me dedico a la paleontología.

lunes, 30 de agosto de 2010

Origen de la nostalgia

en el momento del último suspiro
no se llora al padre

ni en el primer respiro


el calor primigenio es el comienzo del recuerdo

por eso buscando amor
toda la vida

miércoles, 25 de agosto de 2010

Yo soy un artista

no se fijen la ropa que uso
dónde trabajo
o que tengo auto y no uso la bici
cómo vivo y dónde
si me drogo
y por dónde me muevo

eso no tiene nada que ver
ahora soy un artista contemporáneo

viernes, 20 de agosto de 2010

¿Novela? ¿Cuál?

Hay una novela que es el pastiche formado por la unión de casi todos los fragmentos autobiográficos o autorreferenciales que escribí en mi vida. Esa era mi novela de siempre. Hacerla: un verdadero caos (organizar, unir, des-unir, ordenar, hilar).

Hay otra novela que tiene una trama definida, pensada de antemano, que transcurre en el futuro (diciembre de 2012). Esa novela desplazó a la anterior, por suerte, porque fue pensada desde su nacimiento como novela, y por ende su estructura predefinida facilita la escritura ordenada. Empezar de cero.

Hoy estoy en la segunda. La primera no existe (existe muchísimo, pero son pedazos sin unión). Estando en la segunda chusmeo aquellos fragmentos que formarían la primera, con la intención de robar algún que otro párrafo, y desde esta otra perspectiva --ajena, de ladrón-- me encuentro con que quizás sí funcione, sí se pueda hacer algo con todo ese quilombo.

Agrego complicaciones a mis complicaciones.
También quiero salvar al mundo, pero eso será en otra vida (cuando reencarne en una tortuga sabia y gigante --¿una tortuga ninja?).

miércoles, 18 de agosto de 2010

Caca de perro

Ayer, martes por la tarde, volví a pisar caca de perro. Yo no soy el personaje de mi novela.
Empiezo a trastornarme.

martes, 17 de agosto de 2010

Del otro lado del personaje

El personaje abre la ventana y encuentra un huevazo en el vidrio; no lo limpia --lo deja tres días para que lo vea su novia cuando llega de vacaciones. Pienso en reventar un huevo contra un vidrio y dejarlo durante tres días en el jardín, a la intemperie, para experimentar después su limpieza; sólo pienso en hacerlo, y una madrugada en Haedo, cuando voy a buscar el auto, encuentro un huevazo en el capot. Decido aprovecharlo como experimento, ya que era lo que necesitaba, entonces lo limpio a los dos días; en esa espera me hago planteos, distintos a los del personaje, pero planteos al fin.

En la madrugada del lunes pisé caca de perro. El personaje pisa caca de perro todo el tiempo.

Yo vi un auto prendiéndose fuego, entonces se lo hice ver al personaje. Hoy vi otro auto prendiéndose fuego.

Tengo cada vez más conjeturas desde que abordé la tarea de crear personajes y una historia.

jueves, 12 de agosto de 2010

Aparición

Vi una aparición. No sé si se dice así, pero suena más real que si lo llamara “fantasma” o “espíritu”. Además usaba saco y corbata, cosa que no va mucho con los fantasmas ni con los espíritus. Iba por una de las veredas de siempre, la de los números impares, cuando vi acercarse, a unos veinte metros, a Sergio Fernández. Estaba de traje. Si no era él, era demasiado parecido. Quizás no era, puede ser, pero es que no tuve tiempo de verificarlo. Hice algún gesto torpe, como escupir para un costado o esquivar caca de perro, y cuando levanté otra vez la vista él ya no estaba. Miré para todos lados, pero no tenía sentido porque no podía haber ido muy lejos –en un abrir y cerrar de ojos, como suele decirse, o casi eso de poco. Acercándome al lugar donde lo había visto, o donde había estado la última vez que lo vi, revisé las entradas vidriadas de un edificio, el zaguán de una casa, un garaje. Ni un indicio. Repasé los autos estacionados en la calle, que no se hubiera metido en alguno, o que no estuviera agachado detrás, o que no estuviera entre dos. Nada. Había otro hombre que venía caminando detrás de mí, por la misma vereda. Me pasó, mirándome extrañado, con sospecha; yo también lo miré, a los ojos, inquisidor, sorprendido, perdido, buscando en él un testigo, alguien que me entendiera, para no sentirme así, solo en el mundo. Siguió caminando, dándome a entender que lo que yo había visto no lo había visto nadie más que yo.

jueves, 5 de agosto de 2010

La musiquita por favor

La vida no tiene música de fondo.

(Es un mensaje para todos, pero muy especialmente para los noticieros).

Y acá mandé a la mierda la intransigencia. Sí, no intransijo un carajo.

Cómo dormir

Pablo tiene 29 años, vive en San Fernando, y todavía no encontró su posición ideal para dormir.

martes, 3 de agosto de 2010

Trama por entregas (02)

Señor 32 se despierta con el despertador; es un día normal, verano, tiene que ir a trabajar. Se levanta, corre la cortina, y encuentra un huevazo en medio del vidrio, del lado de afuera. Extrañado, y falto de movimiento, lo mira un largo rato. Después del largo rato, que fue quizás un minuto, miró alrededor, alrededor del edificio, para constatar lo que ya sabía: no hay ningún edificio cerca. No hay más edificios que el suyo. Y miró para abajo, la vista libre porque no hay balcones, hasta llegar a la calle; así se quedó pensando, sin conclusiones. Señor 32 vive en un piso 15.

viernes, 30 de julio de 2010

Trama por entregas (01)

Señor 32 vuelve a su casa después de un día de trabajo normal, lo acostumbrado. Cuando deja las llaves sobre la mesa ratona escucha que el tanque de agua del inodoro se está llenando, como si alguien acabara de tirar la cadena. Señor 32 vive solo.

jueves, 22 de julio de 2010

Fijador en aerosol

te va a hacer mal el amor
qué hacés ahí tirado escuchando
lentos
dejáte de joder, vos tenés que salir a transpirar
yo voy a laburar y me acuesto
temprano

a Ezequiel le gusta que la tabla del Inodoro sea de
madera
a mí me gusta usar
camisa manga larga
y mi pared es de ladrillo a la vista
para que no se note
la humedad

¿vos te bañás a la mañana?
cuando ya es hora de descongelar la heladera /
el freezer
me hace pensar en Disney
que cuando lo descongelen se va a oxidar de golpe
como la lechuga

un golpe de horno microondas
lo dejaría esponjoso, como al pan

los zapatos se reunieron en el centro de la habitación
de a pares
están tramando cómo asesinarme
mientras duerma

no me importa

no tengo flores para pasar el invierno
pero sí fijador en aerosol

martes, 13 de julio de 2010

Gallina

la piel de gallina
reventando de ser humano

en esa ósmosis reversa y
ozonización
no importa si dios existe
porque uno es dios, o dios es uno

que el escándalo sea preciso
para liberar dos pájaros de un tiro

y no que las palabras sean

la tierra de mis huesos

jueves, 1 de julio de 2010

Fósforo

La cosa fue así: llegué al trabajo, como tantas otras veces, y descubrí que la vida no tenía sentido; lo raro era que todo parecía normal, como siempre. Recuerdo que me molestó el reflejo de las luces en la pantalla.
En realidad lo que pasó fue que eso no me pasa nunca.
Lo que sucedió fue esto: pensé que los problemas aparecen cuando se toma conciencia, porque siempre estuvo ahí el reflejo. Por un momento llegué a creer que estaba solo, pero después de ir al baño a hacer pis se me despejó la cabeza y me di cuenta que todo es absolutamente absurdo. Con claridad. Llegué a la cima cuando perdí el lenguaje, después de repetir como cincuenta veces la palabra "fósforo".

miércoles, 23 de junio de 2010

Cuando no esté

noche y se escucha el tanque llenándose los chorros de agua llenando la noche tranquila

que me regalaste para la permanencia del adiós marcando el señalador la pausa en las hojas

para abandonar un mundo
y apago la luz yéndome a otro
pero yéndome llevando lo que el señalador conmigo

martes, 22 de junio de 2010

Fernanda

vi las marcas en su muñeca

mil caminos en una cicatriz
a cien renuncias por segundo
sin pronunciar

un milímetro cúbico apenas entre
la saciedad y el hartazgo

para devolver todo el agua del pozo en la arena al lecho del mar

viernes, 18 de junio de 2010

Celeste

al final nos despedimos con lo que leíste
con lo que prometí, me quedé con tus manos
sin animarme y nunca más después

una hora antes o así pedías que te abrace (una mujer pidiéndole a un hombre
que la abrace) y no fue un abrazo fronterizo
¿me abrazás? en tus brazos sentí el gato y las caricias que le das
cuando estás sola, tu calor el calor que pedís que me pediste
aunque todo un tanto actuado pero sincero, sin confesarlo
y diciendo hablamos en la semana dijiste llamame

jueves, 17 de junio de 2010

Blanco

otro día tuvimos sexo por mensajito de texto
afuera llovía
viernes

perdí las tetas de no-saber-qué
es bastante lógico

ahora tengo que salir
a buscar a
alguien que quiera patinar sobre hielo

miércoles, 16 de junio de 2010

Rosa

Me fui con
la energía transmutada por el gato
negro
y olor a jabón en las manos.

Recuerdo ahora en la ruta
sin retorno
la casita al fondo de recién pasando una reja,
el juntadero de restos del ciruja desconocido,
tus plantitas en el jardín para hacerlo propio,
la avenida de las palmeras, ahí nomás la ruta,
la basílica tangencial,

y mis vueltas como buscando su
segundo nombre,
ignoto,
que no era para mí.

Para las calles tranquilas.

martes, 15 de junio de 2010

Gris

Esperó que la gotera llenara
el balde para salir
a ver si llovía

llovía

entonces lo cambió
por uno vacío,
como si supiera.

viernes, 16 de abril de 2010

A mí no

te digo que
a mí no me van a venir a joder

martes, 13 de abril de 2010

Cambio de era

se van los gatos y los ratones
bailan
aunque no bailen las ratas
o quién sabe

tal vez bailan más que nosotros
qué nos creemos que somos

y sin decirle nada voy a acurrucarme
con ella
el día del fin del mundo