lunes, 24 de agosto de 2009

La eternidad

Eran más o menos las once de la mañana de un día imperceptiblemente soleado. Estaba en la oficina, sentado en el inodoro desde hacía un rato largo, resolviendo las revueltas de su intestino. Sonó la alarma de incendios. Una voz grabada en inglés pidió por los parlantes que desalojaran el edificio con calma y por las escaleras. Pero a él no le importó un carajo; estaba atravesando un momento trascendental, era pura conciencia, conciencia mundo en el sentido más existencialista. Era en ese momento lo que el mundo más próximo le exigía, y la alarma sonaba demasiado lejos en su cabeza. Ni siquiera deseaba terminar rápido para escapar -no había lugar para el deseo; puro cuerpo, prácticamente un momento zen. Cagar. Y morir en su ley. No existía el concepto de sucesión, en absoluto; el tiempo se disolvía en el ensimismamiento entregado al cosmos; el cosmos se reducía al mero devenir. Era la eternidad. Una compañera abrió la puerta del baño gritando hay alguien ahí, vamos, hay que salir. Imposible, pensó. Ya voy, contestó. Se imaginó saliendo del baño media hora más tarde, encontrando el piso desierto, él solo en la desolación del silencio y las cosas sin terminar, las pantallas brillando, las sillas abandonadas, vacías, desparramadas. Se plantearía, como ya lo estaba haciendo al imaginarlo, el sentido del trabajo, de todas las cosas, de la vida. O moriría en el baño, asfixiado o incinerado.
Cuando finalmente terminó, habiéndose lavado las manos con tranquilidad, salió del baño creyendo que sus pensamientos se harían carne al enfrentarse con lo previsto -salió preparado para que sus improvisadas cavilaciones metafísicas se alimentaran de imágenes reales. Pero descubrió a la gente volviendo de las escaleras de emergencia, regresando a sus puestos de trabajo. Falsa alarma.

sábado, 8 de agosto de 2009

Un dedo menos

Arranqué medio dedo índice de un hachazo, de mi mano, de mi mano izquierda.
Utilidades prácticas:
- Pigmento
- Revalorización de otros dedos
- Estimulación para el desarrollo de habilidades alternativas
Utilidades psico-socio-filosóficas:
- Sentido de prescindencia
- Conciencia de muerte