lunes, 16 de febrero de 2009

Ahora entiendo

regando las macetas
desbordaste Mojando
el parquet

la bombacha, la sábana
apresuradamente (

la vida es sueño, río,
andar desmemoriado
una andanza sonora

queda, en el responso
la solitud secó tus labios
de mudanza

la habitación
repetida, lejos del sábado a la noche

los colchones en el piso)
la entrega salada sin hora
intentando lo eterno

martes, 10 de febrero de 2009

Estarse yendo

Seduciéndome a mí mismo por el narcisismo de la estética privada, me siento a escribir; destapo la máquina Royal de mi abuela y me siento en la silla de oficina que encontré en la vereda de Rodríguez Peña y Sarmiento; un escritorio antiguo de madera, una luz gris y verde de tarde lluviosa, un febrero disimulado.
Como de costumbre, no hay tema y abunda el deseo... Y aquél clima del espíritu se va diluyendo en la tela en blanco, como un irse suave e impostergable, sin dejar mancha. Otra vez, la intención borrosa a mitad de camino interrumpida por la falta de interrupciones.