miércoles, 30 de julio de 2008

Hoy

¿Después -me pregunto- qué es el después?
Si Hoy es suficiente, para qué apretarlo.

¿Para qué insistir en... por qué no despensar el tiempo, si es lo mismo, que mañana estaremos pisando el hoy a machacones?

Y se nos pega este burro chicle en el capricho.

Porfiada la vaca, ¿para qué rumiar?
Obstinado se nos mete entre la ropa este zarandear cavilaciones que llegan sin llegar a un lugar de no sé dónde.

Mejor detenerse en la cosquillita...
mejor...

Diré

Los péndulos, los laberintos

digo
no hay espejos

qué saber de mí
si ya no me mismo

no hay ritmo
apenas de a ratos

concreto
el cemento y qué más

lo demás dónde
que me digan
decime

que ya no me aguanto ni un poquito

jueves, 17 de julio de 2008